CUIDADOS

Cuando la deshidratación ya está presente en una persona el único tratamiento eficaz es la búsqueda de la rehidratación, que según el grado que se posea, puede acelerarse o llevarse paulatinamente.

Lo más importante a la hora de rehidratar es saber que muchas veces no es suficiente la toma de agua constante, pues también es importante adquirir los electrolitos y las sales minerales que se perdieron. 

 

3.1.4-03

El enfoque para el tratamiento dependerá también de la edad de la persona que esté atravesando por un cuadro de deshidratación, puesto que si hablamos de bebés, niños o adultos mayores la deshidratación puede complicarse muy rápidamente y se deben brindar soluciones de rehidratación oral de manera inmediata, estas ayudan de manera rápida y eficaz a recuperar los líquidos, electrolitos y sales perdidas.  

3.1.4-04

En este caso gracias a la condición física que la persona atraviesa en esas edades en específico la deshidratación mantiene por lo general un nivel leve o moderado, ya que existe una mayor resistencia, no obstante, a la hora de rehidratar lo mejor es trabajar con soluciones orales para reponer todos los elementos perdidos.

3.1.4-05

Es importante reconocer ciertos síntomas para evitar que la deshidratación pueda avanzar, dentro de ellos se encuentran:

  • Aumento de las deposiciones o vómito.
  • Fiebre
  • Transpiración excesiva
  • Menor necesidad de orinar
  • Orinar de un color oscuro casi marrón.