¿QUÉ LA CAUSA?

La deshidratación puede ser ocasionada por diversos factores, inclusive por algunos que no podemos controlar, como un clima extremadamente caluroso y húmedo o algunas veces por la sudoración excesiva que este nos produce. 

3.1.2-¿Qué-la-causa--03

Clima extremadamente caluroso

3.1.2-¿Qué-la-causa--04


Sudoración excesiva
       


También se puede generar por afecciones especiales de las personas como una excesiva micción, es decir ganas de orinar demasiado frecuentes ocasionadas por la diabetes o por el uso de medicamentos con efecto diurético. Algunas veces la deshidratación es un efecto secundario de vómitos o diarreas que promueven deposiciones aceleradas que hacen perder grandes cantidades de líquido y sales minerales. Sin embargo, otras causas pueden ser la pérdida de apetito por alguna enfermedad, sea por irritación en la garganta o inclusive por la fiebre desarrollada debido a estas infecciones. 


Otras causas de la deshidratación pueden ser ocasionadas por nosotros mismos ya sea de forma voluntaria o involuntaria, como la práctica de alguna actividad de alta exigencia física sin la hidratación adecuada ya sea en el entorno deportivo, recreativo o laboral. 

3.1.2-¿Qué-la-causa--06

Práctica de actividades de alta exigencia