CUIDADOS, CUADROS DE ENFERMEDAD. ¿CUÁNDO ACUDIR AL PEDIATRA?

La deshidratación por enfermedad es una de las causas más frecuentes por la que los niños presentan cuadros de vómito y diarrea. Este tipo de situaciones llegan a ser constantes cuando los niños se encuentran en una etapa de explorar su entorno y compartir con más pequeños de su edad, puesto que las medidas de higiene como lavar las manos constantemente y evitar compartir elementos que puedan transmitir algún virus, son cosas que quizá no están aún muy presentes en su rutina.

Existen varias causas que tienen como consecuencia síntomas como vómito y diarrea, algunas de estas son:

2.2.2-¿Cuándo-acudir-al-pediatra--03

      Infección gastrointestinal bacteriana.

2.2.2-¿Cuándo-acudir-al-pediatra--04

  Intoxicación por consumo de alimentos.Arritmias cardiacas

2.2.2-¿Cuándo-acudir-al-pediatra--05

               Gastroenteritis viral.

2.2.2-¿Cuándo-acudir-al-pediatra--06

              Diarrea del viajero.

2.2.2-¿Cuándo-acudir-al-pediatra--07

Deshidratación extrema.

Al estar presentes en el organismo de los niños estas pueden ocasionar estragos en su sistema digestivo, contribuyendo en algunos casos a la aparición de la diarrea misma. Este síntoma es uno de los más difíciles de cuidar como padres, puesto que simplemente aparece y muchas veces solo se necesita que el organismo resuelva la diarrea por sí solo, sin embargo, existen diferentes etapas que si se reconocen a tiempo servirán mucho para decidir si es necesario visitar a un pediatra o no. 

El vómito es otro síntoma que, gracias a sus características ayuda a los padres a reconocer en qué etapa se encuentra su hijo y si este necesita o no atención médica urgente:

Ahora bien, lo peor de las enfermedades gastrointestinales es la repercusión que tienen en la deshidratación de los niños, ya que muchas veces la sensación de nausea o el mismo vomito, imposibilitan la rehidratación, puesto que esta sensación hace que los niños sencillamente no quieran nada y por ende hace que el trabajo de los padres se duplique a la hora de brindarles la terapia adecuada para combatir la deshidratación. Por lo anterior es muy importante darles los sueros de rehidratación oral en cucharaditas (en los niños más pequeños) de manera frecuente entre cada 2 a 5 minutos.

Cuando el cuidado en casa aún no ha sido suficiente y los síntomas han cambiado drásticamente, hay que mirar detalladamente si algunos de los que mencionaremos a continuación los posee nuestro hijo, de ser el caso hay que dirigirnos a sala de urgencias o consultar con el pediatra de manera inmediata.